El fenómeno de las bicicletas chinas de alquiler

El fenómeno de las bicicletas chinas de alquiler ha venido para quedarse. Les damos la bienvenida a nuestro mundo. Encantados de ver más y más ciclistas en las calles aunque conlleve una fase de adaptación. Desde el pasado invierno las ciudades chinas, unas treinta hay en la lista han recibido millones de bicicletas de alquiler.

Han abarrotado la ciudad, hay bicicletas por todos los lados, naranjas, amarillas, verdes, blancas e incluso doradas y cada una dispone de su aplicación de móvil correspondiente. Unas funcionan con un candado magnético que se abre al escanear el QR incorporado en la bici, otras recibe un mensaje de texto con la combinación del candado, otras son eléctricas,… su coste es 1 rmb por media hora.

bicis chinas de alquiler

La primera controversia. Si no tienes móvil no tienes bicicleta.
Lo que ocurre es que se ha masificado, las aceras no permiten el paso de los peatones, se amontonan tiradas en las aceras, como no son de nadie nadie las cuida.

Se amontonan en la puerta de universidades, mercados e incluso en la puerta de M50 donde tome esta fotografía. Han llegado tan de repente que las soluciones no dejan de ser un parche. Se roba espacio al peatón para dar cobertura a empresas privadas.

parking bicis china

Aún así nos encanta ver nuevos ciclistas urbanos. Existen estudios del aumento de trayectos cortos (menos de 3 kilómetros) en bicicleta en detrimento de otros servicios como son el taxi y los coches particulares que ofrecen un servicio de taxi pirateado. Son empresas y se hacen la guerra entre ellos, permitiendo el uso gratis durante el fin de semana cuando otra marca lanza un modelo nuevo.

  Welcome BiciMAD

Aunque son de alquiler, compartidas como su nombre en inglés indica han comprometido a ciertas personas que no entienden el sistema de uso, en Pekín dos señoras han sido multadas e incluso han pasado la noche en el calabozo por candar bicicletas de uso público con candados particulares. Incluso mi novia recibió una reprimenda de una vecina por usar la suya, la que estaba aparcada en la puerta de su casa.

Se puede poner una penalización al último usuario escaneando si alguna esta mal aparcada, por ejemplo dentro del vecindario aunque es normal verlas en propiedades privadas o en otros usos como soldadas para formar un tamdem. Hay todo tipo de fotos en las redes sociales.

Al final son bicicletas de usar y tirar. Lo dicho, no les voy a poner publicidad aquí pero en la red hay multitud de vídeos de montones de bicicletas nuevas que ya son chatarra. En fin, que hay bicicletas por todos los lados. Respecto a las bicicletas, los primeros modelos eran pesados y con la tija del sillín fija, en eso han mejorado. Ahora son más adaptables a los diferentes fisonomías de usuario.

Para utilizarlas es necesario un teléfono móvil y conexión a internet. De esta manera el Gobierno no solo sabe donde pagas sino por donde te mueves. En China no existe ninguna ley de Protección de Datos. ¿Qué supone eso al viejete arreglabicis de la esquina, si nadie arregla pinchazos o nadie necesita mantenimiento?

No pasa nada. Los usuarios diarios, yo y mis vecinas no nos dejamos engatusar por tendencias, llevamos nuestra bicicleta, la reparamos, la cuidamos y la queremos. Me encanta ir a ver al señor del puesto que es capaz de arreglar un pinchazo en 20 segundos.

  Restaurantes donde puedes entrar con tu bici

De todos modos es bueno que haya bicicletas por todos los lados.

Las vereis dentro de poco en la ciudades europeas, aquí las tenéis, las tres marcas que acaparan el mercado, naranja (Mobike), azúl (Xiaoming) y amarilla (Ofo). Para empezar a utilizarlas se requiere un deposito que es devuelto al darse de baja. En Wechat o AliPay (miedo me da el dinero electrónico). Las aplicaciones poseen un GPS que te informan de donde están situadas, lo cual facilita el acceso. Incluso la marca azul te da descuentos si invitas a un amigo y eso que es la más barata y tan solo cuesta 0,1 rmb media hora.

bicis chinas

sistemas de cierre bicicleta

Están dispuestas a invadir Europa, ya operan en algunas ciudades de Inglaterra y Alemania. Yo incluso he estado en conversaciones para trabajar en una empresa (Obike) de Singapur que desea implantar el sistema en España.

Otro problema es el usuario de bicicleta que no esta acostumbrado a rodar en ciudades. Es peligroso rodar sin indicar su dirección en las intersecciones, circulando en dirección contraria, adelantando a los taxis por la derecha, y lo peor con los cascos de música o leyendo el móvil.

O peor aún, en modo ninja, vestido de negro sin luces en la bicicleta por la noche en la ciudad.
Lo dicho bienvendidas sean.

Cuando pase la marea algún ciclista quedara.

“¿Tienes algo que añadir a esta historia? Puedes usar la zona de comentarios.”

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*