¡El Don Quijote del sigo XXI va en bicicleta!

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…
¿Recordáis cómo comenzaba la novela del Quijote? Creo que a estas alturas, no queda persona en la faz de la tierra que no haya leído esta novela de aventuras, tan importante para la literatura española.

Las andanzas de Don Quijote y su fiel escudero, viviendo aventuras por La Mancha han marcado a muchas generaciones soñadoras. ¿Recordáis cuántas veces soñábamos con viajar en el tiempo, en vivir aventuras con personajes ideales? Todos tenemos algo de Quijote en nuestra imaginación ¿verdad?

Cervantes, ya en esa época tenia ganas de contar a la vida que la creatividad y la imaginación no está discutida ni con la edad ni con la cordura.

Con esta misma idea, y con nuestras ganas de contaros noticias y curiosidades del mundo ciclista, conocimos la apasionante historia de “Tras los pasos de Quijote”

José, un joven cántabro residente en Castellón, tras leer el Quijote hace unos años, decidió seguir la ruta del ingenioso Hidalgo y nunca creyó que la experiencia fuera tan grata.
Con mucha ilusión y esfuerzo, creó toda la indumentaria quijotesca para emular a Don Quijote, pero esta vez no iría sobre un caballo, si no sobre su amada bicicleta.

  Las bicicletas: Las nuevas protagonistas de las bodas

Así empezó todo:

Tras los pasos de QuijotePrimer boceto de lo que seria su aventura

Tras los pasos de QuijoteJosé diseñando su propia armadura

Tras los pasos de QuijoteArmadura lista y ¡como un guante!

Y una vez la indumentaria y su bicicleta están preparadas…¡se pone en marcha!

“Ancha es Castilla a lomos de mi Orbea!!!”

Quijote“Cobardes y viles criaturas, que un solo CICLISTA es el que os acomete!!!”

“DON QUIJOTE SOY Y MI PROFESIÓN LA DE LA ANDANTE CABALLERÍA!!!!”

Tras los pasos de Quijote“Toma buena nota, Sancho, de la penitencia que aquí hago por mi señora Dulcinea!”

Tras los pasos de Quijote¿Y…encontró a Dulcinea?

Viendo sus divertidas peripecias a lomos de su bicicleta, nos están entrando unas ganas increíbles de ser su fiel escudero ¿o no?

De momento ya hemos incluido una alforjas a nuestra bicicleta, para empezar a entrenarnos.
Este verano nos vemos yendo por el campo emulando ser caballeros en busca de aventuras.
¿No serían unas vacaciones en bicicleta de los más divertidas? ¡Sin duda una gran experiencia!

Si os ha picado la curiosidad, aquí podéis seguir Tras los pasos de Quijote.

  Bicicletas en Amsterdam

“¿Tienes algo que añadir a esta historia? Puedes usar la zona de comentarios.”

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*